PRESENTACIÓN

La calificación del transporte como un sector clave para el desarrollo económico es un argumento recurrente. Además, la planificación y construcción de infraestructuras tienen un eco mediático indudable y la discusión sobre lo bien o mal que están nuestros transportes la encontramos por doquier. Pero a pesar de estas expectativas la investigación histórica del transporte tiene importantes limitaciones y no se desarrolla con todo el esplendor que un tema de este interés demanda.
Aunque la reconstrucción de los principales indicadores del transporte (carretera, ferrocarril, navegación o aéreo) a lo largo de los dos últimos siglos están trazados de modo general, son todavía muchos los caminos y proyectos a desarrollar.
En el especial interés que tenemos en aunar la historia económica y del transporte también nos interesa el estudio y conocimiento del legado patrimonial en el marco de lo que conocemos como Patrimonio Industrial, aunque esta asignación todavía encuentra reticencias infundadas.
La historia económica, la del transporte y su reflejo en el patrimonio industrial son los vértices de trabajo en los que se sustentará este blog, que busca ser una herramienta de utilidad para la sociedad actual y su proyección hacia el futuro.

Esplendor en la hierba: a propósito de los veinte años de congresos de historia ferroviaria en España

El ferrocarril constituye, sin duda, uno de los temas de referencia de la historiografía contemporánea española. Esto se explica por la relevancia que tuvo el hecho ferroviario en el desarrollo del precario liberalismo español decimonónico y en la inconstante industrialización de nuestro país. Además, las estrecheces del negocio ferroviario español, la falta de capitales nacionales que lideraran su desarrollo, la carencia de una industria básica que suministrara materiales y equipos para su construcción, la emergencia del movimiento obrero y las oscuras relaciones entre los poderes económico y político en el tablero ferroviario son argumentos de peso que justifican ese interés que ha dado como resultado las páginas más brillantes de nuestra historiografía económica, social y política.
El último cuarto del siglo XX, en este sentido, fue especialmente productivo. No quiero olvidar a nadie, pero entre los autores más realzados estarían (por orden alfabético) Rafael Anes, Miguel Artola, Horacio Capel, Aníbal Casares, Josep Fontana, Antonio Gómez Mendoza, Jordi Nadal, Nicolás Sánchez Albornoz, Pedro Tedde y Gabriel Tortella, y entre los foráneos emergen figuras como Albert Broder o Rondo Cameron. Semejante cartel necesariamente tenía que crear escuela, y al socaire de estas publicaciones se dio continuidad con un numeroso grupo de colaboradores, alumnos y seguidores (la lista aquí sería interminable) que han situado la investigación histórica del ferrocarril en España a un nivel altísimo, de referencia para otros países y continentes.
Ahora, en el mes de octubre de 2018 se cumplen veinte años de la celebración del Congreso Internacional de Historia Ferroviaria de Alicante, organizado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, a partir del cual se inició una saga de reuniones que dieron un fuerte impulso a la historiografía ferroviaria y, precisamente, aglutinaron a toda esa pléyade de investigadores intergeneracionales del ferrocarril que siguieron la senda de los citados anteriormente.
De modo sintético, indicaremos que este primer congreso, realizado a rebufo de los eventos del sesquicentenario ferroviario español, tuvo su continuidad, organizado ya por el Programa de Historia Ferroviaria de la Dirección de Documentación y Archivo Histórico Ferroviario de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, en los congresos de 2001 (Aranjuez), 2003 (Gijón), 2006 (Málaga), 2009 (Palma) y 2012 (Vitoria). Después, tras la supresión no explicada del Programa de Historia Ferroviaria, un grupo de profesores e investigadores reunidos en torno a la Asociación Ibérica de Historia Ferroviaria (ASIHF) ha tomado el relevo y ha organizado en Valencia el congreso de 2017. Además, en paralelo a los congresos existieron decenas de actividades y seminarios que cubrían y preparaban los espacios intercongresuales con temas de interés para los investigadores.
La relación de investigadores y universidades que participaron en estos congresos es abrumadora: un millar de especialistas, medio centenar de universidades y una veintena de países. Es, sin duda, la familia de historiadores ferroviarios más numerosa del mundo. Algunos llegaron todavía como investigadores en ciernes y ahora son relevantes profesores o catedráticos en sus universidades. Otros han consolidado una larga trayectoria de investigación y publicado en las principales revistas científicas nacionales e internacionales, con el ferrocarril como referente, para la obtención de sus méritos universitarios. Otros, sin embargo, se nos han ido y ya no están entre nosotros, aunque ahí quedan sus publicaciones y las actas de estos congresos para dejar constancia de su permanencia (enlace a actas de los congresos).
Es cierto que la investigación en historia ferroviaria no es exclusiva de los citados congresos del Programa de Historia Ferroviaria; ni lo es, ni debe serlo. Es frecuente encontrar en los congresos de la Asociación Española de Historia Económica, de la Asociación de Historia Contemporánea o de TICCIH convocatorias de sesiones con el ferrocarril como tema de estudio, y esto ha retroalimentado y fortalecido el papel jugado por los congresos ferroviarios.
Sin embargo, dada la falta de liderazgo de algún departamento universitario español en historia ferroviaria, como sí ocurría en otros temas de referencia como la minería, la banca, la siderurgia o el sector exterior, entre otros, la función del Programa de Historia Ferroviaria, creemos, fue vital ya que cubrió con solvencia esa limitación y contribuyó al crecimiento de esta especialidad. Es de notar que en su entorno numerosos colaboradores externos dieron ese contacto directo entre la Universidad y la propia institución ferroviaria con los investigadores más solventes nacionales e internacionales en este tema. Además, editó la Colección de Historia Ferroviaria, donde algunas de las tesis antes comentadas vieron la luz, y la revista TST, Transportes, Servicios y Telecomunicaciones, de larga trayectoria y ejemplar dedicación.
Hace ya veinte años que me encaminé junto a mi director de tesis hacia Alicante para presentar una primera aportación de lo que terminaría siendo mi tesis doctoral cuatro años después. En aquel cálido otoño mediterráneo de 1998 escuché las valoraciones del profesor Tortella, que presidía la sesión en la que participé, y conocí a otros colegas y amigos que ya han formado parte de mi trayectoria vital y profesional. Como balance he de reconocer que recibí más de lo que aporté. Solo espero que ese esplendor y larga trayectoria con el esfuerzo de todos siga adelante, y que las instituciones responsables asuman su deber.

Aunque nada pueda hacer 
volver la hora del esplendor en la hierba, 
de la gloria en las flores, 
no debemos afligirnos 
porque la belleza subsiste siempre en el recuerdo 
(William Wordsworth, Intimations of Immortality, 1807).

Subercase no sabía inglés

El diferente ancho de vía de nuestros ferrocarriles convencionales con respecto a los europeos ha sido una cuestión bastante controvertida, si bien es cierto que la historiografía ferroviaria no ha mostrado gran interés en este asunto. En todo caso, la interpretación generalizada existente sobre el "error Subercase"

El AVE no es el problema, es la solución

Dos recientes estudios sobre el ferrocarril de alta velocidad en España publicados por FEDEA (enlace) han destapado la caja de los truenos para este medio de transporte. A modo de síntesis diremos que estos trabajos consideran errónea la política de inversiones en la construcción de ferrocarriles de alta velocidad en España en los últimos 25 años.